Hay diferentes técnicas de Dodge and Burn, hoy os vamos a enseñar la más sencillas de ellas.

El dodge and burn sirve para darle más contraste a la imagen, lo que hacemos es oscurecer más las zonas en sombra y iluminar las zonas con luz. Con lo que conseguimos que aumente el contraste de la imagen. En zonas puntuales que nosotros elegimos.

Esta técnica se utiliza mucho en retrato, moda, producto y naturaleza.

fotografía sin dodge

Abrimos nuestra imagen en Photoshop.

1.Una vez abierta la fotografía, creamos una capa nueva encima de la capa de fondo.

2.En la capa vacía que acabamos de crear, vamos a pintarla de color gris, para ello vamos a Edición-Rellenar-y en la opción de usar ponemos 50% gris.

Este gris no es cualquier gris, se trata del gris medio. Tan utilizado en la fotografía. A partir de este gris es desde donde se mide la exposición correcta de una fotografía, gracias al sistema de zonas de Ansel Adams.

3. Lo que vamos a hacer es modificar el modo de fusión de nuestra capa gris, para poder ver nuestra capa de abajo. Cambiamos el modo de fusión a luz lineal. Y nos aparecerá nuestra capa de abajo.

4. El siguiente paso sería pintar las zonas oscuras y claras. Para ello tenemos que estar en la capa gris. Y con el pincel (B) pintaremos de color negro las sombras que queramos oscurecer y las luces con el pincel blanco. Para cambiar del pincel blanco al negro de una manera rápida utilizaremos la tecla X.

Tenemos que pensar que el efecto no debe ser muy exagerado, que queremos aumentar el contraste. Es por ello que tenemos que jugar con la opacidad del pincel, en un valor que quede adecuado a nuestra imagen.

En el ejemplo de abajo he utilizado:

dodge and burn

 

para las iluminaciones (pincel blanco) el valor de opacidad:9-10%

para las sombras (pincel negro) el valor de opacidad:4%

En cuanto a la dureza del pincel, he utilizado un pincel suave, ya que sino se notaría más los bordes. Todo depende de la imagen que vayamos a retocar.

antes y después2

Es una manera muy sencilla de aumentar nuestro contraste en las imágenes, sobre todo en fotografías en blanco y negro. Tenéis que tener en cuenta siempre el punto adecuado y no caer en el pecado de excedernos al aplicar esta técnica.

¿Os animáis a practicarlo?