Determinadas cámaras fotográficas tienen una opción para poder realizar las fotografías en un tipo de archivo llamado RAW.

Se trata de un formato el cual contiene toda la información de la imagen que el sensor de la cámara ha recibido en el momento de la toma sin perder nada de información de la escena, tanto de las altas luces como las sombras.

Las cámaras tienen la opción de elegir si queremos disparar en jpeg (en diferentes tipos de calidades S/M/L), en RAW (según el modelo nos dejará también elegir el tamaño de éste) o  los dos a la vez para poder tener una copia de seguridad en el caso de que alguno de los dos formatos no se grabara correctamente.

Cada modelo de cámara tiene un archivo RAW distinto, es por ello que necesitamos un programa que pueda procesar este tipo de archivo  y posteriormente guardarlos en el formato que queramos.

El hecho de disparar en RAW, es para poder procesar nuestra imagen en el ordenador sin perder información. Ya que nos deja ajustar tanto la exposición de la imagen, balance de blancos, recuperar zonas de altas luces y sombras, enfocar, reducir el ruído…

 

Para ello encontramos distintos programas:

Los drivers de nuestra cámara: todas las cámaras incluyen uno para el manejo de archivos RAW, suelen ser muy intuitivos y de fácil manejo.

Programas de opensource: son programas libres. Podríamos encontrar el UFRAW (muy sencillo de manejo y compatible con diversos sistemas operativos), Rawstudio, Dcraw…

Adobe Lightroom: se trata de un laboratorio digital, es el más completo de todos los programas, ya que nos permite realizar diversos ajustes.

Los pasos que deberíamos seguir una vez tengamos nuestro archivo en un programa de revelado RAW serían:

Exposición: podemos variar varios puntos nuestra imagen. Así que si una imagen se nos ha quedado subexpuesta (muy oscura) podríamos aumentarle la luz. Al igual que si se nos ha quedado sobreexpuesta (muy clara) podemos oscurecer esas zonas.

Cuando una zona se nos ha quedado muy oscura o muy clara por lo cual esa zona no contiene información, mediante las curvas de exposición podemos recuperarlos y así conseguir textura.

Este paso es muy subjetivo, ya que según el toque que le queramos dar a nuestra fotografía tal vez nos apetezca más oscura o más clara. Pero si queremos hacerlo de una manera correcta deberíamos fijarnos en el histograma y en la información que tenemos tanto de las altas luces y de las sombras.

Imagen Sobre-expuesta Exposición correcta Imagen Subexpuesta

-Balance de blancos: gracias al archivo RAW podemos modificar el balance de blancos si en el momento que hemos realizado la fotografía no lo teníamos bien ajustado o para darle un toque artístico a nuestras imágenes. Tenemos la opción de poner la situación lumínica que había en la escena fotografiada (luz día, fluorescente, sombra, nublado…) o lo podemos hacer de manera manual.

El balance de blancos lo podemos utilizar para crear situaciones jugando con los colores. Cuanto más nos acercamos a colores amarillos/rojizos vamos a crear una imagen cálida que nos recordará a los atardeceres/amaneceres. En cambio si nos acercamos a los azules, vamos a crear una imagen fría. Es por ello que tenemos que decidir que es lo que queremos que transmita nuestra imagen.

Balance de Blancos Azules - Imagen fría Amarillos y Anaranjados - Imágen cálida

-Reducción del ruido: mediante los programas de edición de RAW, podemos reducir la cantidad de ruido que tiene nuestra imagen. Pero de una manera reducida, ya que si lo utilizamos en exceso se nos queda una imagen poco real.

-Enfoque: aumentar el enfoque de nuestra fotografía. Esta opción suele contrastar la imagen, así que tenemos que tener cuidado cuando la estamos utilizando con retratos.

Enfoque con RAW Retoque del enfoque en RAW

.

-Corrección de lente: Nos permite corregir la distorsión de la óptica y el viñeteado de nuestra fotografía.

-Saturación: Podemos desaturar los colores de la escena e incluso en determinados programas nos permite desaturar un color en especial. Potenciando así el resto de colores. Es muy útil ya que en determinadas ocasiones en retratos hay dominantes rojizas en el rostro, y utilizando esta opción podemos reducirlas.

-Viñeteado: lo que hacemos es hacer un efecto de sombra en las esquinas, produciendo una imagen con estilo Vintage. El viñeteado en determinados objetivos se produce de forma natural. Y con esta opción lo que se hace es darle fuerza a la escena y oscurecer los bordes de la imagen.

Fotografía sin viñeteo Fotografía con viñeteo

Hay muchísimas más opciones que podemos realizar con estos programas. Así que animaros y probad a revelar vuestros RAWs para darles un toque personal a vuestras fotografías.

Si te ha gustado este artículo y quieres aprender más sobre la edición de fotografías, pincha aquí post-procesado.

Categorías: Post-procesado

1 comentario

Fotografiar Estrellas Madrid y Fotos · mayo 19, 2014 a las 10:31 am

[…] en modo RAW, para poder editar posteriormente la foto. Por ejemplo la foto de arriba estaba subexpuesta […]

Los comentarios están cerrados.