Fotografiar fuegos artificiales es un divertido reto, os dejo aquí una serie de consejos para facilitaros la tarea.

Fuegos Artificiales

F9 – 4s – 14mm

Llegar con tiempo para elegir el lugar

Generalmente los fuegos artificiales acompañan eventos multitudinarios, será imprescindible ir con bastante tiempo para elegir el mejor lugar, a poder ser alejado del bullicio para que no nos muevan el trípode.

Ten en cuenta también el viento, puesto que el humo que desprenden los fuegos pueden estropear la foto, siempre mejor que el viento no venga hacia nosotros.

Añadir una referencia en el encuadre

Puedes hacer las fotografías exclusivamente a los fuegos, o puedes incluir una referencia, como gente, árboles, algún monumento… Queda especialmente bien el agua y los reflejos de los fuegos en la misma…

Trípode y Disparador

Aquí no solo el trípode es imprescindible, si no que además cuanto más grande mejor. Como hemos dicho lo habitual es que vayamos a un sitio con mucha gente, con lo cual un trípode grande y pesado tiene más porbabilidades de éxito para conseguir estar por encima de las cabezas y además no ser movido por patadas involuntarias.

El disparador es también muy recomendable, e imprescindible si vamos a utilizar el modo Bulb.

ISO Mínima

Como siempre, si ponemos el trípode lo primero que haremos será bajar la ISO al mínimo.

Diafragma generalmente cerrado

Para tener una mayor profundidad de campo, lo podremos poner en torno a F8 o más cerrado. Haced pruebas y comprobad cual es el mejor parámetro en vuestro entorno.

F8 - 9s - 15mm

F8 – 9s – 15mm

Velocidad de obturación lenta

Dependerá de los fuegos, entre 4 y 8 segundos tenéis muchas probabilidades de éxito, pero igual que antes, probad diferentes velocidades. ¡Hay incluso fotos a 10min en las que salen todos los fuegos del espectáculo!

El Modo Bulb nos puede servir para decidir nosotros cuando detener la fotografía, podemos por ejemplo empezar a tomar la fotografía cuando empieza uno de los fuegos y detenerlo cuando han estallado cinco de ellos. Podemos tapar el objetivo en los intermedios entre un fuego y otro (con la mano, la tapa del objetivo o un cartón negro por ejemplo).

Distancia focal corta

Podremos por supuesto elegir cualquier distancia focal, pero un gran angular nos va a facilitar mucho la tarea, evitando que perdamos fuegos artificiales que se salen de nuestro encuadre.

Enfoque manual

En las condiciones de luz en las que dispararemos la cámara va a tener muchas dificultades para enfocar, será bueno enfocar en manual (a infinito o algo menos). Aquí nos ayudará mucho el hecho de tener el diafragma cerrado y por tanto un profundidad de campo grande.

Batería y Tarjeta de Memoria

Este tipo de fotografía chupa bastante batería, si tenéis una de repuesto mejor que mejor. En cuanto a la tarjeta de memoria, si es de las «ultra fast» y similares mejor, puesto que ya habréis notado que las fotografías de larga exposición tardan también tiempo en guardarse (no tanto en las cámaras más modernas, pero también se nota).

¿Queréis aportar más ideas? ¿Nos enseñáis vuestras fotos? ¡Comenta! 🙂